Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

5 de junio de 1878 - Natalicio Francisco Villa, caudillo revolucionario

Personaje polémico de la Revolución mexicana este día se cumple un aniversario de su nacimiento

José Doroteo Arango Arámbula nació en San Juan del Río, Durango, el 5 de junio de 1878 aunque es mejor conocido como Francisco Villa o Pancho Villa y, dado que se hacía acompañar siempre de su caballo y su pistola, se le apodó El Centauro del Norte. Hombre carismático y de personalidad multifacética, es considerado uno de los más importantes jefes de la Revolución Mexicana, ​pues gracias a su desempeño militar, se logró el derrumbe del gobierno del general Victoriano Huerta.

Aunque la mayoría coincide que es originario del estado de Durango, no así en el origen de su nacimiento y de su alias , ya que existen varias teorías; como la de que tomó el apellido Villa de su abuelo Jesús Villa, de cuyo padre era hijo ilegítimo; la segunda teoría es que tomó el nombre de un bandolero compañero de correrías, que fue muerto por los rurales y cuyo nombre inspiraba temor en la región. Y la tercera que era hijo de Luis Ferman (de origen judío austriaco), el hacendado con el que trabajaba su madre.

Huérfano de padre a temprana edad, tuvo que trabajar para ayudar a su familia, como peón en la hacienda de El Gorgojito, propiedad de la familia López Negrete. Precisamente aquí empieza su vida de forajido cuando, según cuentan las crónicas, agredió a un hombre -que pudo ser el hijo del dueño o al caporal de la hacienda donde laboraba- por defender a su hermana de ser abusada. Se fugó a la sierra donde se unió a un grupo de forajidos y, durante 19 años estuvo alternando su vida de bandolero con la de empleado de carnicero, minero y peón de albañil. Para proteger su integridad física, cambió su nombre por el de Francisco Villa. Así lo encontró el estallido de la lucha contra Porfirio Díaz.

En su búsqueda por cambiar de vida, entra en contacto con el gobernador de Chihuahua, Abraham González, líder del Partido Antireeleccionista, quien lo invita a unirse a la lucha, pues vislumbra lo útil que puede ser a la causa, su experiencia como guerrillero. Ahí mismo conoce a Francisco I. Madero, a quien le cuenta su terrible pasado y éste, conmovido, lo justifica y absuelve otorgándole su confianza. Por fin, Villa encuentra la redención que buscaba.

Al triunfo de Madero y su llegada a la presidencia de la República, Villa deja las armas y se le otorgan 15 mil pesos por parte de Madero, con lo que abre una carnicería pero, lejos de cesar la lucha, se incorpora a las filas maderistas al mando de Victoriano Huerta. Ahí es donde aprende estrategia militar aunque más tarde Huerta, celoso, le tendería una trampa acusandolo de traición y condenandolo a muerte. Cuando están a punto de fusilarlo, llora y ruega por su vida, pero un mensaje de Gustavo Madero, conmutaba la pena de muerte por la de cárcel. Francisco Villa estuvo preso en Santiago Tlatelolco y posteriormente en el Palacio Negro de Lecumberri de donde se fuga con la ayuda de otro prisionero y escapa a El Paso, Texas.

Con la muerte de Madero -en febrero de 1913- se alia con Carranza para rebelarse contra la dictadura de Victoriano Huerta. Francisco Villa se convirtió en jefe de la División del Norte.

Toma la ciudad de Torreón y se hace de los trenes para transportar tropas y pertrechos. Poco después, en 1911, toma Ciudad Juárez, lo que le da acceso a la aduana de Estados Unidos.

En 1914, toma nuevamente Chihuahua y se convierte en gobernador provisional y, a pesar de ser una persona iletrada, dio muestra de buen administrador, pues puso orden en las finanzas y realizo obras de beneficio social, como construir escuelas. Pese a ello, Carranza le pidió que entregara la gubernatura al general Manuel Chao.

Ese mismo año, Villa firmó un contrato con la compañía Mutual Film Corporation, por 25 mil dólares para filmar sus acciones en campaña y de la División del Norte, cuya película The life of General Villa, fue exhibida el 9 de mayo de 1914, en el Lyric Theater de Nueva York.

Es en esta etapa que se le incorpora el general Felipe Ángeles experto en balística, matemáticas y un gran ser humano, que salvó muchas vidas al interceder por ellos ante Villa.

Francisco Villa tuvo serios desacuerdos con Venustiano Carranza, lo que se agudizó en la víspera de la Batalla de Zacatecas, pues Villa lo desobedece y toma la plaza. En septiembre de 1914, mediante un manifiesto, desconoce a Carranza como Jefe Máximo. Marcha hacia el sur, a la Ciudad de México donde se encuentra con Emiliano Zapata, dando lugar a la foto en la que aparece Villa en la silla presidencial.

En 1915, cuando por fin Estados Unidos reconoce a Carranza como presidente de México, la estrella de Villa empieza a opacarse: inician una serie de derrotas como la que sufrió en Celaya contra Álvaro Obregón y en Agua Prieta contra Plutarco Elías Calles.

Por razones no muy claras, el 9 de marzo de 1916, Villa invade Columbus, Texas causando muerte y desolación; en consecuencia, el gobierno de EE.UU., envía soldados a México para perseguirlo, dando lugar la Expedición Punitiva, al mando del General John J. Pershin.

Después del asesinato de Carranza en 1920, el presidente interino Adolfo de la Huerta le ofrece amnistía y la Hacienda de Canutillo en Parral, Chihuahua en donde vivió hasta que, el 20 de julio de 1923, fue asesinado en Hidalgo del Parral cuando se desplazaba en un coche rumbo a su hacienda. Al morir nació la leyenda, tan solo contaba con 45 años de edad.

A Villa no se le reconoció su aportación a la patria sino muchos años después. En 1976, siendo el presidente de México Luis Echeverría, se trasladaron sus restos al monumento de la Revolución; Sin embargo, cuando exhumaron sus restos, no encontraron su cabeza y hasta la fecha se ignora su paradero.

Ilustración dedicada a Francisco Villa en su aniversario de natalicio

Créditos

  • Texto: María del Rocío González
  • Imagen: Marco Sierra

CGTI - Unidad de Desarrollo de Procedimientos y Apoyo a los Sistemas de Gestión.

 

Fecha de publicación: 
Martes 05 de Junio de 2018
Compartir en Google Plus